4.7.06

Incongruencia en el IFE

Durante los últimos meses, México vivió el proceso de selección de su nuevo Presidente. El Instituto Federal Electoral (IFE) junto con otras instituciones, promovieron "la cultura del voto" en la que exhortaban a la Nación a vivir una democracia madura. México respondió a este llamado de manera sorprendente, con una participación por encima del porcentaje estimado; a lo que el IFE respondió con deficiencias: hubo casillas que no fueron puestas al servicio ciudadano, mal desempeño en las casillas especiales; y lo más grave de todo, fue que en muchos lugares hubo falta de boletas, dando por resultado que una gran cantidad de ciudadanos, pese a su deseo, no pudieran elegir a sus gobernantes.

¿Pueden creerlo? ¿No es acaso una incongruencia pregonar una cultura del voto y faltar a ésta? Hicieron circo, maroma y teatro para que los mexicanos radicados en el extranjero pudieran votar desde su lugar de residencia... pero les faltó imprimir más boletas para nuestro propio país. Además, en los spots publicitarios después de las elecciones, hablan de una democracia madura. ¿Y los que no pudieron votar?

Y en el caso de una competencia tan cerrada entre dos partidos, los representantes del IFE pregonan confiabilidad en los resultados, contabilizando hasta el último voto para determinar al ganador a la Presidencia. "Hasta la última boleta será contada" ¿Y los que no votaron? ¿Los que tuvieron que regresar de la casilla porque no hubieron boletas suficientes? ¿No es eso incongruencia?

¿Qué hacemos? ¿Decimos nuevamente "ya ni modo"? ¿Hay que esperar otros seis años para ir más temprano a la casilla y sea otro el que se quede mudo al elegir? ¿O esta vez nos unimos y manifestamos nuestra inconformidad ante el IFE, exigiendo una solución?

Por e-mail o por teléfono, está la oportunidad de no quedarnos callados esta vez. Yo ya lo hice.